El conjunto de Morteros superó con lo justo a Estudiantes en Río Cuarto, cortó una racha adversa de dos traspiés consecutivos y sumó una victoria que lo depositó, a falta de tres fechas, en los cuartos de final.

Respira. Más allá de haber conseguido apenas una victoria, respira. Y lo hace de manera aliviada. Sobre todo porque cumplió con el objetivo de sacarse de encima a uno de los equipos más irregulares de la competencia, con la presión que significa. Porque le puso punto final a los dos derrotas al hilo con las que llegaba. Porque a fuerza de voluntad y un toque de amor propio, 9 de Julio hizo lo suficiente para vencer a Estudiantes en Río Cuarto 70-65 y, así, sacar boleto de manera anticipada a los cuartos de final.

Fue tanto lo que esperó e insistió, que finalmente se llevó el premio mayor. Porque tras 35 minutos extremadamente parejos (el local sacó una pequeña luz de ventaja sobre el final de la primera mitad), el elenco de Morteros encontró su oportunidad y no la dejó pasar. Cuando la equivalencia consumía el nerviosismo de todos en el Imperio del Sur, la visita halló en Facundo Toledo (goleador con 22 puntos) la llave del éxito. A falta de tres minutos se escapó en el marcador (64-57) y se apropió definitivamente de todo.

Ahora, el conjunto del noreste provincial intentará sumar la mayor cantidad de puntos para finalizar lo más arriba posible y alcanzar el cruce más beneficioso (le restan Atlético, Unión Eléctrica y Almafuerte). El dueño de casa, por su parte, tiene un presente desalentador: hilvanó la séptima caída consecutiva (cuarta seguida como local) y debe quedar libre en la última jornada. ¿Sus posibilidades? Están depositadas en un mano a mano con Almafuerte de Las Varillas, a quien recibirá en la 17° jornada.

PRÓXIMA JORNADA / FECHA 16

Miércoles 20 de febrero

22:00 / El Tala-Ameghino

22:00 / 9 de Julio-Atlético

22:00 / Complejo-Estudiantes

Hindú 94-Almafuerte 84 / Se adelantó el martes 12

Por FBPC