A veinte años de la implementación del EMMAC, una iniciativa de la FBPC que se extendió a todo el deporte cordobés

El EMMAC se implementó por primera vez en 1998 bajo la presidencia de Hilario Serlin (Foto: Gentileza Mundo D)

 

La letra de «Volver», de Carlos Gardel, dice “Que veinte años no es nada”. Aquí, en este caso, los 20 años se pasaron rápido, al calor de una revolución para el deporte cordobés. En marzo de 1998, a meses de haber asumido el máximo cargo en la Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba, el histórico presidente Hilario Serlin encabezó una movida profunda: la implementación obligatoria del EMMAC, el Examen Médico para la Mediana y Alta Competencia.

La inicia marcó un hito y luego se extendió a todas las disciplinas deportivas de la provincia de Córdoba.

A veinte años de aquel marzo del ’98, Serlin rememora lo duro que fue convencer a los dirigentes sobre la importancia de dicho examen médico habilitante. “Fue un gran cambio de mentalidad, pero costó muchísimo. Y pasamos muchas situaciones complicadas y acaso injustas. Pero la satisfacción de saber que lo logramos, y que sigue vigente, borra cualquier sinsabor de aquellos años”, destaca.

“Además, resulta una enorme satisfacción el sostenimiento en el tiempo. En aquellos tiempos sobraba gente que nos decía «Esto no dura ni dos años». Recordar aquellos pronósticos agoreros hoy nos saca una sonrisa”, agrega.

 

Hilario Serlin y su sucesor en la presidencia de la FBPC, Mario Ontivero, durante la presentación de la última Liga Cordobesa (Foto: Malena Noves – Especial para FBPC)

 

En 1997, los flamantes dirigentes de la FBPC se habían comprometido a hacer una revisación médica exhaustiva. Consideraban que tanto jugadores como el resto de los actores del ambiente del básquet estaban expuestos a riesgos que debían controlarse y, en el mejor de los casos, evitarse.

Por todo ello, en 1998 se hizo obligatorio el EMMAC para todas las competencias organizadas por la Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba: Campeonatos Provinciales, Ligas Provinciales de Clubes de categorías formativas y Ligas de Mayores. Asimismo, la obligación bajó hacia las asociaciones que componen la entidad madre, las cuales quedaron obligadas a fiscalizar el cumplimiento del EMMAC en sus respectivos torneos locales, tanto para jugadores, como entrenadores y árbitros.

Los protocolos médicos surgieron a través de numerosos congresos propiciados por la FBPC. Sergio Della Schiava, quien fue director del Centro de Medicina del Deporte, fue uno de los impulsores fundamentales del EMMAC. Al año siguiente se firmó un convenio con el Centro Médico Cubano de Córdoba.

En aquel inicio, los aportes de los doctores Sergio Della Schiava, Ulloque padre (esfuerzo continuado luego por su hijo Fernando, actual director del Hospital Misericordia), Federico Hirsch, Julio Ferreyra y Marcelo Valle resultaron fundamentales para abrir caminos.

Con el paso de los años, el registro de los médicos habilitados para firmar el examen se fue extendiendo sin pausas, aunque todos debieron cumplir con cursillos para ser autorizados a realizar las evaluaciones a deportistas federados.

Serlin, de prodigiosa memoria, subraya que en la década entre 1998 y 2008, en el ámbito de la FBPC se realizaron unas 8 mil evaluaciones anuales.

En 2008, el EMMAC daría un enorme salto: el Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba lo extendió a todas las disciplinas deportivas a lo largo y ancho de la geografía cordobesa.

 

Medardo Ligorria, factor fundamental para que la obligatoriedad del EMMAC tuviera peso de ley provincial (Foto: Malena Noves – Especial para FBPC)

 

Por aquellos tiempos aparecieron dos actores fundamentales en escena: Héctor “Pichi” Campana, por entonces vicegobernador, y Medardo Ligorria, en su primer mandato como presidente de la Agencia Córdoba Deportes. Ambos funcionarios, muy ligados al básquet cordobés, fueron determinantes para conseguir que el examen médico tuviera peso de ley provincial.

Orgulloso, Serlin remarca que en ese 2008 la cifra de deportistas cordobeses evaluado alcanzó los 74 mil. Actualmente, y a través de la Agencia Córdoba Deportes, ese registro ronda los 120 mil deportistas examinados.

En tal sentido, todas las federaciones deportivas de la provincia comenzaron a implementar un protocolo pensado, proyectado y llevado a cabo por la FBPC como institución de vanguardia.

Posteriormente se siguieron sumando actores: la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), los ministerios de Salud de la Provincia y la Nación, y numerosas entidades médicas públicas y privadas aportaron sus conocimientos y abrieron reflexiones para mejorar el EMMAC. Inclusive, se agregaron excepciones, como los estudios complementarios para el rugby, el motociclismo y otros deportes con gran esfuerzo y/o contacto.

El diagnóstico temprano de afecciones y la disminución de acontecimientos graves o fatales es uno de los grandes logros de aquel protocolo que se ideó en la Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba y luego se estandarizó en las diversas esferas del deporte cordobés.

El listado de prestadores médicos, que ahora se publica a través de la Agencia Córdoba Deportes, creció sin pausas a través de estos 20 años, lo que permitió que los deportistas de cualquier punto de la provincia puedan quitarse de encima cualquier preocupación añadida, para hacer sólo lo que deben hacer: practicar su disciplina con un estado de salud plena.