Argentino U13 Masculino: Córdoba derrotó en tiempo suplementario a FeBAMBA y sacó boleto a la gran final

 

En el segundo cruce de las semifinales, la selección de Córdoba ratificó su campaña hecha hasta el momento en el Torneo (ganó sus cuatro compromisos previos con una media de 120 tantos a favor y 51,3 en contra) y se metió en la gran final tras superar este sábado en tiempo suplementario a FeBAMBA por un reñido 91-85 (ver planilla oficial).

Esta semi disputada en la cancha de Unión Eléctrica de la capital provincial terminó los 40 minutos reglamentarios con el tanteador igualado en 73. Tan parejo fue el cruce que ninguno de los dos seleccionados llegó a sacarse una diferencia mayor de 3 puntos en los parciales de los cuatro cuartos. Además, a lo largo de todo el partido nunca hubo una desventaja superior a 6 unidades.

En el ganador se destacó Germán Misetich, quien terminó con una doble decena de 22 puntos (máximo anotador del juego) y 13 rebotes. Manuel Kloner lo escoltó con 19 tantos, Lucas Salvetti sumó 18 unidades y Luciano Cornu hizo lo propio con 16.

El equipo de la Federación de Básquet de la Provincia de Córdoba llega a la final de manera invicta tras haber festejado en sus tres juegos de la fase regular y en el cruce de cuartos ante Mendoza.

En la finalísima, Córdoba se medirá con el campeón defensor Buenos Aires, que se impuso en la otra llave de las semis ante Entre Ríos por 93 a 79. Dicho cruce será este domingo a las 11 de la mañana, nuevamente en cancha de Unión Eléctrica.

CON EL CORAZÓN EN LA MANO, CÓRDOBA SE METIÓ EN LA FINAL (*)

En una semifinal inolvidable, los locales, con tiempo suplementario agregado, se clasificaron tras ganar por 91 a 85. Mañana intentarán impedir el bicampeonato de Buenos Aires.

Córdoba y FeBAMBA saltaron al parquet para decidir el segundo finalista. En el amanecer del juego, los de Capital Federal, con un destacado Facundo Wolinsky, tomaron la iniciativa para exprimir los ataques en la zona pintada y sacar diez puntos de luz. Lejos de desmoronarse anímicamente, los cordobeses volvieron rápido al juego con un parcial de 10-2, logrando terminar el primer cuarto en tablas.

La paridad se sostuvo en un duelo que se jugó como una absoluta final. Dentro de ese contexto, en el cual abundó el roce físico, la aparición de Germán Misetich fue una inyección de básquet para una aguerrida Córdoba. Con el marcador empatado, se hizo enorme en defensa y convirtió 13 de los 23 puntos de su equipo en el parcial. Así los mediterráneos abrieron una pequeña luz que maquilló FeBAMBA para que al final del primer tiempo, los locales se fueran arriba por dos.

¿Cómo describir el tercer cuarto en una sola palabra? Paridad. Se puede dividir el parcial en dos segmentos: los primeros cinco minutos fue todo de Córdoba, que defendiendo duro, tomando rebotes ofensivos para crear segundas oportunidades y anotando alguna canasta lujosa, se puso siete puntos arriba. Todo una luz para un juego tan cerrado. Tal es así que la rápida contestación de FeBAMBA no tardó en llegar, y viajando a la línea (claves Ceferino Paniagua y Tobias Flossi en los rompimientos) se ubicó a solo tres puntos para entrar al último chico.

La semifinal entre estos dos equipazos, merecía un cierre acorde al que se vivió en Unión Eléctrica. Córdoba manejó todo el parcial, incluso sacó seis puntos que parecieron ventaja suficiente para despegarse a poco del final. FeBAMBA, hueso duro de roer, se levantó una y mil veces con la potencia de sus perimetrales, especialistas en sacarle rédito a las penetraciones.
Cuando todo era igualdad, surgió la figura de Germán Misetich, el enorme pivot cordobés que llevó la distancia a seis cuando restaba menos de un minuto. Aunque todavía quedaba más por ver…

Wolinsky, líder de Capital Federal en el primer cuarto, retomó aquel rol protagónico y encabezó la remontada: anotó los siete puntos que su equipo necesitaba (incluyendo doble+falta, rebote de su propio tiro y corridas de costa a costa) para estirar la definición. Cuarenta minutos no alcanzaron y el 73 iguales llevó todo a un suplementario.

En los cinco minutos extra los nervios estuvieron a flor de piel, y con el cansancio a cuestas, intercambiaron canastas sin tanta eficacia defensiva. Los libres jugaron un papel preponderante, y el que cerró mejor esta inolvidable semifinal fue Córdoba. Concretaron desde la línea, robaron en dos de las últimas tres posesiones de FeBAMBA, y se clasificaron con un 91 a 85 final.

(*) Comentario publicado en Torneos CABB

 

CONTENIDO RELACIONADO

Argentino U13 masculino: Córdoba volvió a dominar a Mendoza y jugará en “semis” frente a FeBAMBA