En Embalse, Córdoba venció 84-77 a Mendoza y subió al podio. En la final, Buenos Aires superó 77-71 a Santa Fe y logró el campeonato por segundo año consecutivo. Lucas Reyes, de Mendoza, fue MVP del torneo.

> Fuente: Diego García / Prensa CABB / @diego2120

Con una gran presión defensiva, Córdoba arrancó el juego con todo: provocó pérdidas en Mendoza y facturó en el otro costado para escaparse 8-0 en los primeros minutos. Sin embargo, luego de un tiempo muerto pedido por Mauricio Pedemonte, Mendoza se acomodó en el juego, se hizo fuerte en el rebote y, con el goleo de la dupla Castro-Bustos, equilibró el partido y llegó a pasar al frente (15-13) al finalizar el primer parcial.

Pese a la rotación reglamentaria de jugadores, el buen momento mendocino se mantuvo en el arranque del segundo cuarto y, con un buen trabajo ofensivo de Nahuel Buchaillot, Mendoza estiró la ventaja a 26-19. No obstante, Córdoba, que volvió a presionar en defensa y fortaleció su trabajo en los tableros, reaccionó y empató en 27. De todas maneras, con buen juego colectivo, los mendocinos fueron más en los minutos finales de la primera mitad y se fueron al descanso largo con cinco puntos de luz (34-29).

En el segundo tiempo la historia cambió. Córdoba mostró su mejor versión, y con un aporte ofensivo determinante de Federico Pedano y Ezequiel Serenelli fue superior en la segunda mitad (la ganó 55-43) y se quedó con el triunfo 84-77 y el tercer puesto en el Argentino U15. Pedano fue el goleador del partido con 22 puntos más 8 rebotes y 3 asistencias, mientras que Serenelli se despachó con 18 puntos y 17 rebotes. En Mendoza, Buchaillot brilló con 21 puntos.

UN FESTEJO REPETIDO

Buenos Aires tuvo un arranque sensacional. Liderado por el grandote Federico Repetti incomodó a Santa Fe y se escapó 7-0. Los santafesinos, gracias a la presencia intimidante del 2.07 Francisco Caffaro, defendieron bien el aro, pero Buenos Aires lastimó desde el perímetro y se mantuvo adelante 12-6 promediando el primer cuarto. Santa Fe no pudo aprovechar sus oportunidades, tuvo muy bajos porcentajes y los bonaerenses se llevaron la ventaja 22-13 al primer descanso.

Los pibes santafesinos, por primera vez en desventaja en este certamen, respondieron bien. Con los ingresos de Marco Giordano y Julián Eydallín se pusieron en juego. Justamente un triple de Eydallín (11 puntos en el segundo cuarto), con asistencia de Giordano, acercó a Santa Fe a apenas tres puntos (36-33). De todas maneras, sin Caffaro defendiendo la pintura, Buenos Aires sostuvo su ventaja lastimando bajo el aro con la polenta de Mora (8 puntos en el segundo parcial) y llegó al entretiempo arriba 34-30.

En el segundo tiempo, con sus mejores cartas sobre la mesa, el partido fue apasionante. Con Buenos Aires sosteniendo la ventaja y Santa Fe corriendo desde atrás, amenazante. Repetti pesó en la pintura y fue el abanderado de su equipo, que llegó a ganar 8 (55-47), previo a un triplazo de Eydallín que mandó el juego al último descanso con el tanteador 55-50 para los de Mauricio Vago.

El último parcial fue vibrante. Buenos Aires jugó con muchísima prestancia y solidez, y contó con un ingreso clave de Franco Palotti para contener los embates de Santa Fe, que entregó todo y luchó hasta el último segundo por el título. Finalmente la victoria quedó en manos de Buenos Aires, que de esta manera repite el campeonato obtenido en 2014.

> Más información: torneos.cabb.com.ar

> Foto: Francesco Trombetta / Prensa FBPC.

Por FBPC