En un partido cambiante, el elenco riotercerense luchó hasta el último instante para vencer a los de Oncativo y, de esa manera, sacó el boleto hacia los cuartos de final de la Liga Cordobesa Crelech.

Cumplió el primer objetivo. Ese que, dado su pésimo inicio (arrancó con cinco derrotas), se transformó en el paso primordial: tras vencer a Unión de Oncativo por 90 a 84, Atlético Río Tercero se aseguró un lugarcito en los playoffs de la Liga Cordobesa Crelech. Fernando Cavagna, con 30 puntos, 3 rebotes y 2 robos, fue la enorme figura de un choque repleto de roces y momentos calientes.

Para explicar la remontada “pirata”, basta con repasar esta última presentación, que sintetizó de manera perfecta su performance en las 15 fechas que cumplió Liga. En primer lugar, no pudo faltar el comienzo dubitativo. Sin efectividad en ataque y defendiendo muy mal la transición, fue superado claramente por un “granate” que contragolpeó de lo lindo y sacó su máxima (21-11) liderado por Matías Astrada (8 de sus 21 puntos en el cuarto inicial). Sin embargo, allí apareció otra característica que Atlético muestra noche a noche: la irregularidad, la ciclotimia. Al pasaje de bajo rendimiento, le sumó otro de altísimo vuelo. Cavagna, viniendo desde el banco, comenzó a brillar (16 tantos en la mitad) y Leonardo Díaz lo escoltó (totalizó 19) para igualar antes de los diez minutos (21-21) y, en el segundo periodo, completar el tremendo parcial de 40 a 15 que estableció la máxima del partido (51-36) y le permitió marchar a los vestuarios con la confianza por las nubes (51-43).

En el regreso, el conjunto local mostró otro aspecto, a esta altura, clásico: la confusión. Aunque la ventaja era importante, los de Daniel Bouvier entraron en el exagerado juego físico y perdieron mucho más que la calma. De a poco, la visita fue encontrando a Juan Davico y su estrella empezó a facturar a pura experiencia (terminó con 22 unidades y 10 rebotes). A partir de las facilidades bajo el poste –lo que permitió, también, encontrar a Astrada en el perímetro- y una defensa con más garra que orden, Unión “limó” la distancia y, de cara al cuarto decisivo, se encontró abajo por apenas un doble (69-67).

Cansado, sin ideas y sin recambio (no jugó Ramiro Imaz por una inflamación en el talón de Aquiles), Atlético siguió perdiendo terreno y, tras una corrida de Nicolás Davico, perdió el dominio en el marcador. Cuando se venía abajo y no hallaba ningún tipo de respuesta, apareció una constante del elenco riotercerense desde aquellas cinco derrotas al hilo: la garra para cerrar los juegos apretados. Esta vez, el que inició la arremetida fue Gerardo Rivarola, que hizo de todo en los cinco minutos finales: asistió, reboteó, forzó pérdidas y, de yapa, anotó cinco puntos fundamentales. A la meritoria tarea del juvenil, se sumó Cavagna para cerrar su noche mágica y el triunfo “pirata”, que lo metió en cuartos de final y dejó último y muy complicado al equipo oncativense.

SÍNTESIS

Atlético Río Tercero (90): Ramiro Maldonado 9, Gerardo Rivarola 11, Gonzalo Santos 0, Leonardo Díaz 19, Marcos Uzair 5 (FI); Álvaro Imaz 16, Fernando Cavagna 30, Agustín Caffaratto 0, Nicolás Garelli 0. DT: Daniel Bouvier.

Unión Oncativo (84): Matías Astrada 21, Marcos Ferreyra 7, Nicolás Davico 2, Juan Davico 22, Diego López 18 (FI); Julián Davico 0, David Sechino 1, Nicolás Rodríguez 13, Sebastián Peterline 0. DT: Claudio Arrigoni.

Parciales: 21-21; 30-22; 18-24; 21-17.

Árbitros: Daniel Saravalli y Jorge Guzmán. Comisionado: Alfonso Ferreiro.

Cancha: Club Atlético Río Tercero.

————————————————————————————————————

Consultá la planilla online de Atlético Río Tercero-Unión Oncativo

————————————————————————————————————

> Foto: Archivo Básquet de Córdoba.

————————————————————————————————————

Por FBPC