pablo-bruna
Bruna, campeón de la Liga Provincial en 2006, se enfrenta con los mejores en la LNB: en este caso, Paolo Quinteros (Foto: Prensa Instituto)

 

No todo llega rápido. Ni en la vida ni en el deporte. La perseverancia es un bien preciado, más aun en tiempo de vorágine y de querer todo «ya». Lo sabe de sobra Pablo Bruna, uno de esos jugadores que supo aprovechar cada momento y, sin perder el norte trazado, encontró la manera de dar pasos seguros y medidos para llegar a lo más alto del básquetbol argentino. Adonde siempre quiso llegar.

A los 28 años, un inolvidable 30 de septiembre de 2015, el base debutó, por fin, en la Liga Nacional, después de haber transitado todos los caminos y las categorías, y de haber recorrido, por circunstancias familiares y apuestas deportivas, el país de norte a sur.

publicar-ole-2
Ascensos consecutivos y triunfo contra Boca en La Bombonerita

Mientras disputa su segunda temporada en la LNB con la camiseta de Instituto, y con la cuenta regresiva en marcha para el inicio de la 20ª Liga Cordobesa Crelech, el jugador de la Gloria recuerda con emoción su consagración en la Liga Provincial de Clubes: en 2005/06, y con la camiseta de San Martín de Marcos Juárez, aquel pibito de cabellera enrulada conoció el sabor del éxito deportivo y sintió que había encontrado lo que quería ser: basquetbolista, sin vueltas.

La final, apasionante, se definió 4-2 para «los Gauchos» sobre Banda Norte de Río Cuarto.

“Haber salido campeón de la Liga Cordobesa con San Martín fue algo muy emocionante. Era mi primer torneo entero con un plantel de mayores y mi primera experiencia como profesional, por decirlo de alguna manera. Evidentemente fue un incentivo más para decidirme a ser jugador de básquet y, también, para creer que podía seguir creciendo año tras año”, rememora el base de un equipo de Marcos Juárez al que todos describen como una gran familia.

“Hay muchas cosas para recordar de ese logro, principalmente del equipo y el grupo que se armó: por un lado, chicos muy jóvenes que hacíamos nuestras primeras armas en el básquet profesional: Germán Bernhardt, Gastón Sieiro, Facundo Ortega y el mismo «Zurdo» Miravet, el entrenador. Al mismo tiempo, su vez gente de mucha calidad y experiencia: Mariano Aguilar, Federico Brun, Diego Mosconi y «el Pachi» Coronel”, detalla Pablo.

san-martin-2006
El plantel que consiguió el título provincial en 2005/06 (Foto: Gentileza Matías Vélez)

La armonía grupal es algo que todos destacan. Y esa esencia no se perdió en los relatos, aunque pasen años y años.

“Nos llevábamos muy bien entre todos y a la hora de entrenar lo hacíamos con mucha pasión. También es para recordar la emoción que se vivía en el club, porque hacía 10 años que no se hacía básquet de ningún tipo, y la gente llego a sentirse muy identificada con nosotros”, contextualiza Bruna.

“Siempre recordamos aquellos años, porque prácticamente el equipo entero vivía en una misma casa, lo cual nos dejó a todos miles de experiencias y anécdotas que hasta el día de hoy recordamos”, se divierte.

 

dsc_2528__custom_
Bruna, campeón con San Martín en 2005/06, llegó a la Liga Nacional en 2015/16 (Foto: Media Day Instituto)

 

Producción: Gabriel Rosenbaun

Por FBPCweb