El conjunto de Justiniano Posse consiguió un triunfo clave como visitante y se consolidó en la parte alta de la tabla de la Liga Cordobesa Crelech. Los de Río Tercero, por su parte, siguen sin poder ganar.

Una demostración de las realidades que atraviesa cada equipo. Eso fue el partido por la quinta fecha de la Liga Cordobesa Crelech entre Atlético Río Tercero y Complejo Teniente Origone. El local, que aún no pudo ganar en el torneo, dejó todo pero le ganaron los nervios y volvió a quedarse con las ganas de festejar. La visita, que sumó su segundo triunfo al hilo, confirmó que está en franca levantada y, haciendo gala de su larguísimo plantel, se llevó para sus pagos la victoria por 100 a 88.

Desde el salto inicial, Atlético salió decidido a cambiar el oscuro presente que lo atormenta. Mostrando muchas ganas, corriendo la cancha y repartiendo el goleo (anotaron todos los jugadores que ingresaron en la primera etapa), logró sacar la primera ventaja (24-19 al finalizar el primer cuarto) y la estiró promediando el segundo parcial (máxima de 30-21).

Sin embargo, el aluvión local fue apenas una ráfaga. De a poco, las piernas comenzaron a agotarse y las respuestas que habían llegado desde el banco ya no fueron tales. Y tal bajón no pasó desapercibido por los de Justiniano Posse. Apretando el acelerador a fondo y apoyándose en el experimentado Christian Balcells (10 puntos hasta allí), metieron un parcial de 32 a 18 antes del descanso largo y recuperaron la delantera (48-53).

Si el inicio del juego había sido lo mejor del “pirata”, el reinicio fue lo más flojo. Peleado con los árbitros, desorientado en la toma de decisiones y sin gol, fue una presa fácil para Complejo, que se escapó (61-52). Pero claro: nadie contaba con la astucia de Leonardo “Chufli” Díaz (máximo anotador con 23), que calentó su exquisita mano, metió ¡14! de los 19 puntos de su equipo en el cuarto y evitó una mayor diferencia (67-70).

Pese a la casi heroica remontada, el desenlace fue una pesadilla para los riotercerenses. ¿El motivo? Muy clarito: mientras que los dirigidos por Daniel Bouvier “fundieron” el motor, los de Sebastián Torre (convirtieron 10 de sus 11 jugadores) estaban intactos. Les sobraba gasolina. Más piernas, mayor frialdad y un cuarto de ensueño de su goleador Matías Pérez (13 de sus 18 puntos en ese parcial) inclinaron la balanza para la visita, que con la victoria quedó a un punto de Estudiantes de Río Cuarto, único líder de la competencia.

SÍNTESIS

Atlético Río Tercero (88): Ramiro Maldonado 12, Gonzalo Santos 13, Ramiro Imaz 7, Álvaro Imaz 7, Leonardo Díaz 23 (FI); Fernando Cavagna 13, Agustín Cafaratto 4, Marcos Uzair 9. DT: Daniel Bouvier.

Complejo Origone (100): José Gutiérrez 14, Sebastián Lema 8, Leonardo Ruiz Díaz 7, Víctor Chana 13, Christian Balcells 16 (FI); Matías Pérez 18, Luciano Aiello 9, Federico Hunicken 0, Fernando Barbosa 1, Jason Smith 8, Diego Rosatti 6. DT: Sebastián Torre.

Parciales: 24-19; 24-34; 19-17; 21-30.

Árbitros: Martín Flores y Pablo Vaca.

Cancha: Atlético Río Tercero.

——————————————————————————————————–

Consultá la planilla online del partido

——————————————————————————————————–

DESCARGÁ LA TABLA DE POSICIONES ACTUALIZADA

——————————————————————————————————–

Por FBPC