A pocas horas del comienzo de la gran final de la Liga Cordobesa Crelech, conocé cómo llegan los dos mejores equipos del certamen. A continuación, todos los detalles que debés saber antes de que la bola esté en el aire.

Se acabó el tiempo. También las palabras. Con todo consumado, llegó la hora de demostrar quién es el mejor. Complejo Origone o Tiro Federal. Tiro Federal o Complejo Origone. Uno de los dos está a cuatro triunfos de consagrarse campeón de la Liga Cordobesa Crelech. Y el próximo viernes, en Justiniano Posse (22.00), intentarán dar el primer paso que, además del título, los depositará en el venidero Torneo Federal de Básquetbol. Tal es la paridad entres ambos equipos, que los duelos entre sí se encargan de reflejarlo. Porque antes que se ponga en marcha la instancia decisiva, los duelos personales marcan equivalencias: están 1-1. El primer festejo fue para los de Sebastián Torre por un contundente 102-66. La revancha, para los de José Pestuggia por 83-69.

La única ventaja -mínima y para nada determinante- que existe en la serie final es la ventaja de campo que posee Complejo Origone. Y bien merecida la tiene: para ser el segundo clasificado de la fase regular, con un récord de 10 ganados y seis perdidos, tuvo que batallar de lo lindo. Primero, para sobreponerse a un arranque dubitativo, en el que no pudo hacer pie (se afianzó recién en la quinta jornada). Segundo, y mucho más importante, debió demostrar, a las apuradas, su cohesión como equipo para suplantar la baja del experimentado pivot Christian Balcells, cortado por situaciones internas en el mejor momento de los del sur cordobés. Después de la salida de “Tití”, el por entonces líder de la Liga no pudo sostener una racha de siete victorias al hilo (Estudiantes lo venció a domicilio 94-90) y entró en un tobogán.

El saldo del cachetazo fue durísimo. Tras perder la inmunidad, llegaron otras tres duras derrotas que le sacaron de las manos el “1” de la fase regular y lo llenaron de dudas. Sin embargo, el barco salió a flote: con dos victorias en el cierre de esa etapa, los de “Seba” Torre recuperaron la buena senda de cara a los playoffs y lograron cinco triunfos en seis encuentros para meterse en la final (en cuartos barrieron a 9 de Julio y en “semis” vencieron 3-1 a El Tala).

Sus argumentos son claros y los mantuvo de punta a punta en el certamen. A partir de su defensa -la tercera mejor de la fase regular (permitió 79,2 por noche)- y de una rotación infernal (casi siempre utiliza a todo su personal), el “Teniente” intenta correr la cancha a máxima velocidad y a menudo consigue explotar a la perfección ese plan. Tal es así, que también tuvo el segundo mejor ataque de aquella fase (promedió 84,4 tantos a favor). Pero no debe confiarse: si bien en los playoffs mantuvo su efectividad ofensiva (84,1), su capacidad defensiva decayó (ahora promedia 83 unidades en contra). En cuanto a las individualidades, el base José Gutiérrez (17,6 puntos por partido) se destaca entre otras figuras como Víctor Chana, Matías Pérez, Leonardo Ruíz Díaz, Luciano Aiello, Sebastián Lema y varias jóvenes promesas.

Por su parte, Tiro Federal, que finalizó en el cuarto escalón concluida la fase regular (nueve victorias y siete derrotas), demostró ser un conjunto de dos caras. Por un lado, infalible cuando juega de local, donde se quedó con 11 de los 12 encuentros que disputó (perdió únicamente con 9 de Julio, el clásico de la ciudad). Por otro, bastante intermitente cuando sale a la ruta, donde tropezó más de la cuenta: cayó ochos de las 11 veces que hizo de visitante. Pese a eso, y más allá de que el pasaje de mayor éxito fue de cuatro victorias seguidas (desde la séptima a la décima fecha), posee un asterisco demasiado interesante: nunca perdió dos partidos seguidos.

Lejos del misterio, su juego se basa en una férrea defensa y la apuesta al contragolpe. Ahí, explotan tres de sus mejores exponentes: Agustín Busso, Luis Martina y Leandro Conti. Si al principal plan no lo puede llevar a cabo, no se desespera. Al contrario, cambia el libreto: apuesta al poste bajo. El experimentado Martín León y el foráneo Eric Freeman (actual goleador de la Liga con 22, 5 puntos de promedio), son una segura fórmula de gol. Un combinado que llega en de menos a más. En pleno ascenso. Y los números también lo ratifican. Durante la fase regular, el Tricolor promedió más puntos en contra (79.6) que a favor (78.7). A su vez, desde que empezaron los playoffs, la historia cambió: anotó 79.4 a favor y permitió 73.5. Números que reflejan por sí solos, las aspiraciones del elenco de Morteros.

FINAL – PRIMER CRUCE – VIERNES 6 DE ABRIL

22.00 Complejo Origone vs. Tiro Federal

> Foto: Ignacio Niño / Archivo Básquet de Córdoba.

Por FBPC