La selección mediterránea tropezó ante Chaco, el dueño de casa, y quedó a dos encuentros de los tres líderes del Grupo A. Mañana, frente a Santiago del Estero, se juega la última ficha pensando en las semifinales.

Con un disminuido juego interior, la selección de Córdoba viajó al norte del país con una idea clara: ser riguroso en su propio tablero, mover la bola con rapidez y castigar desde el perímetro, su principal arma. Pero todo lo teórico quedó en eso. El combinado mediterráneo tropezó ante Chaco por 76-66 y alcanzó la segunda caída en igual cantidad de presentaciones. Mañana, ante Santiago del Estero, tendrá la última posibilidad de seguir soñando con finalizar entre los dos mejores del Grupo A.

Tras un amanecer más que propicio, en el que gozaron del contraataque y estuvo al frente del marcador (16-7), los comandados por José Pestuggia fueron cayendo en un pozo de imprecisiones. Rápidamente el dueño de casa se percató de la circunstancia y depositó todas sus fichas en el experimentado Rubén Wolkowyski (figura de la noche con 23 puntos y 10 rebotes), quien tuvo al maltraer a todos los habitantes del poste bajo. Con un parcial de 30-11, los de Rodolfo Barrios no sólo pasaron al frente sino que sacaron la máxima: 37-27. La guapeza de Mariano García (12 y 5 recobres), en el ocaso de la primera mitad, hizo que marcador sea más ajustado (37-33).

Luego del descanso largo, llegó lo peor de Córdoba. Totalmente desdibujado y fuera de órbita, desnudó un puñado de falencias: defendió poco y nada y careció de efectividad. Y el ítems que mejor lo reflejó fueron los triples, su mejor instrumento, donde anotó siete de 27 tirados (26 por ciento). Con más sacrificio que ideas, y de la mano de Leonel Schattmann (13 unidades), los cordobeses aceleraron pero se quedaron en el intento. Además, en la otra vereda se sumó Christian Schoppler, que con 13 tantos ayudó a que el anfitrión cierre la persiana a su favor antes de tiempo.

Neuquén y Santiago del Estero, a toda máquina

En el resto de la jornada, Neuquén confirmó que la victoria ante Córdoba en el debut no fue casualidad: con gran efectividad de campo (50 por ciento) y una gran defensa, aplastó a Corrientes 86-63 (Bruno Gelsi anotó 24 puntos para el ganador). Además, y también por el Grupo A, Santiago del Estero derrotó a Mendoza por un ajustado 81-77, tras remontar una diferencia de 10 puntos en el período final. Enzo Ruiz, con 27 tantos, fue fundamental en el equipo que conduce Francisco Fernández.

Por la otra zona (Grupo B), Entre Ríos y Santa Fe tomaron ventaja y se perfilan como serios candidatos a meterse dentro de los cuatro mejores. El primero, y con una enorme labor de la dupla Sebastián Vega (22 puntos y 11 rebotes) y Daniel Hure (14 unidades), doblegó de punta a punta a Tierra del Fuego (87-68). El segundo, tampoco tuvo mayores dificultades: venció a Capital Federal (83-77) exhibiendo un buen nivel. Por último, Buenos Aires le ganó a Tucumán 95-90 y sumó el primer triunfo.

POSICIONES

Grupo A: Chaco 4 puntos, Santiago del Estero 4, Neuquén 4, Córdoba 2, Mendoza 2 y Corrientes 2.

Grupo B: Entre Ríos 4 puntos, Santa Fe 4, Tierra del Fuego 3, Buenos Aires 3, Capital Federal 2 y Tucumán 2.

PRÓXIMA FECHA (lunes 4 de junio)

Grupo A

Corrientes-Mendoza (a las 18 horas).

Córdoba-Santiago del Estero (20).

Chaco-Neuquén (22).

Grupo B

Tierra del Fuego-Buenos Aires (a las 19:30 horas).

Capital Federal-Tucumán (21:30).

Entre Ríos-Santa Fe (21:30, en Asociación Italiana de Charata).

> Foto: Gentileza Nicolás Calmels.

Por FBPC