En un partido épico, Hindú necesitó del tiempo suplementario para vencer a El Tala y liquidar 4 a 1 la serie final de la 16° Liga Cordobesa Crelech. Así, levantó la Copa Mundo D y ascendió al Torneo Federal.

El esfuerzo, supremo, no fue argumento para detener la fiesta que vino a continuación. Porque Hindú lo dejó todo: quería liquidar el asunto cuanto antes y, para eso, debió sudar hasta la última gota. En un partido épico, inolvidable, y muchos adjetivos más, el «H» superó en tiempo suplementario a El Tala por 92 a 90, liquidó la final por 4 a 1 y por primera vez en su historia se consagró campeón de la Liga Cordobesa Crelech Copa Mundo D. Desde la próxima temporada, jugará en el Torneo Federal.

Rachas, rachas y más rachas. Más allá de las diferencias que indicaba el 3 a 1 en la serie, la cuestión arrancó con una paridad extrema. Durante los primeros 20 minutos, El Tala e Hindú se repartieron, una tras otra, pequeñas “rachitas”. El «Tachero» hizo pie con José Fornaciari (7 puntos casi al hilo) y luego se sostuvo con sus múltiples variantes: Andrés Tuja, con dos triples vitales desde el banco, y Gastón Whelan, con una bandeja “HD” en el cierre, lo dejaron arriba al término del primer cuarto (22-18).

Sin embargo, a diferencia de las derrotas previas, el local no perdió el control. Siempre se mantuvo ahí, gracias a una defensa que le fue agarrando la mano a los capitalinos y a la soberbia actuación de su estrella, Oscar Cabrera: con altísimo protagonismo, anotando y haciendo jugar (totalizó 19 puntos, 4 rebotes y 5 asistencas), sostuvo la paridad hasta el entretiempo (37-37).

En el complemento, el «Albo» explotó. En 10 minutos, mostró todos los valores que lo llevaron hasta la final. Fue un pasaje perfecto: a partir de los ingresos de Manuel Cadenazzi y Ramiro Ortiz -líderes de la entrega- y la fiereza de Jorge Peruchena (17 tantos y 15 rebotes) clausuró su aro, corrió la cancha para anotar con facilidad y ganó en la lucha interna. Mejor, imposible. Sacó su máxima de 14 y, aguantando una reacción de la visita, cerró arriba por diez (58-48).

Marcelo Arrigoni, venerado. El DT combinó experiencia y juventud con sabiduría. Factor clave. // GALERÍA DE FOTOS

Pero claro, el denominador común no iba a cambiar: rachas, rachas y más rachas. Luego del momento de éxtasis de los sanfrancisqueños, los de barrio General Paz reaccionaron. Bajaron el ritmo, repartieron el goleo (destacados los hermanos Tuja y Yael Barreiro) y volvieron a ponerse en juego: primero acortaron (61-55) y, con 44 segundos, quedaron tres abajo (75-72, tras libres de Barreiro). El final fue una locura: Lucas Whelan capturó un rebote ofensivo y convirtió el doble, Ramiro Ortiz metió 1/2 desde la línea y, con tres segundos en el reloj, Gabriel Bútori mandó la cuestión a suplementario (76-76).

En los cinco extra, Hindú sacó a relucir su chapa. La experiencia. La tranquilidad de los soldados de mil batallas. Los hermanos Tuja, inacabables, hicieron añicos la paridad: Andrés, con su cuarto triple de la noche, dio vuelta el marcador (86-85, a 1m13s) y Javier, líder con 18 unidades, no falló desde la línea. Aunque faltaba la última puntada: tras un triple de Leonardo Ruiz Díaz que igualó en 90, Bútori lo hizo otra vez. Encaró, titubeó, buscó el espacio y, con muchísimo suspenso, metió la bola ganadora a seis segundos del final. Recién ahí, luego de 45 minutos para guardar en la memoria, la tensión cedió paso a la fiesta. Una fiesta teñida de amarillo.

Consultá la planilla online del partido

VISITÁ LA GALERÍA DE FOTOS DE HINDÚ CAMPEÓN

> Fotos: Malena Noves / Prensa FBPC.

Por FBPC