La claridad de Croacia superó a la tibieza de Francia

Hezonja, talento puro para Croacia (Foto: Ligate una Foto)

Hezonja, talento puro para Croacia (Foto: Ligate una Foto)

 

(*) Por Samuel López Luna

 

En la apertura de la segunda jornada del Súper 4 La Caja, Croacia logró este sábado la primera victoria en el torneo, al derrotar a Francia por 76-70. Los croatas fueron superiores a un equipo francés que aún no pudo ganar en Córdoba y deja dudas en lo basquetbolístico. El goleador del juego fue el francés Nando De Colo con 20 puntos (7/9 en tiros de campo), seguido por el siempre rendidor Dario Saric, con 18 tantos, 8 rebotes y 6 asistencias.

El primer cuarto fue de evaluación. Los equipos manejaron cada ofensiva con paciencia, intentando ataques fijos en cada una de las posesiones. Estamos muy cerca Río de Janeiro 2016 y, por eso, se entiende que los entrenadores y jugadores prefieran pulir todos los detalles de las ofensivas que luego serán utilizadas en los Juegos Olímpicos. El cuarto terminó 23-16 a favor de Croacia, diferencia que se explica por las 7 perdidas de Francia contra sólo 3 de los croatas. Tampoco los franceses estuvieron finos con el aro. Una muestra de esto fue el 0/3 en tiros de cancha de nada más ni nada menos su estrella, Boris Diaw. Fueron importantes los 8 puntos de Ukic y los 7 de Saric.

La distancia se acentuó en el segundo parcial. Francia siguió muy tibia tanto en ataque como en defensa. En contraste, Croacia ajustó la defensa y pudo correr la cancha en varias oportunidades. El ingreso de Hezonja le aportó versatilidad al juego croata y Dario Saric comenzó a ganar definitivamente la zona pintada. A los franceses todavía le costaba asentarse en la cancha y cada ataque era un dolor de cabeza para el DT Vincent Collet. Croacia se fue al descanso largo ganando 38-27 (15-11). Ya empezaba a dibujar su primera victoria en este Súper 4.

 

Boris Diaw estuvo apagado: anotó apenas 3 puntos (Foto: Ligate una Foto)

Boris Diaw estuvo apagado: anotó apenas 3 puntos (Foto: Ligate una Foto)

 

Al volver del descanso, Francia recortó la diferencia, aunque esto fue más por un bajón de ritmo de Croacia que por propias virtudes de los franceses. Una de las mejorías fue aumentar la agresividad en defensa, por momentos con presión en toda la cancha, algo que no había aparecido en el primer tiempo. Sin embargo, los ataques seguían siendo improvisados y con muchas imperfecciones, es por eso que permanecía la sensación de que el partido bailaba al ritmo croata. Francia ganó el cuarto 19-16 y achicó la diferencia a 8 puntos, distancia que podría haber sido menor de haber reducido la pesadilla de los franceses en el partido, las pérdidas (5 en el cuarto).

Ya en último parcial, Croacia despertó de la siesta del cuarto anterior y rápidamente aumentó la diferencia (parcial de 11-4 en 4 minutos). Los balcánicos apelaron a uno de sus puntos altos durante todo el juego que fue la buena rotación de balón, una de las bondades que hacen de este equipo uno muy peligroso. Francia, por su parte, no pudo enderezar su puntería (terminó con 51 por ciento en tiros de campo) y tampoco logró limpiar sus ataques para tener tiros cómodos.

Una salvedad que debe hacerse para no condenar al equipo francés es que no pudo contar para este Súper 4 con su base titular y estrella Tony Parker (fue papá durante la semana y fue licenciado para este certamen ). Un conductor con su experiencia cambia radicalmente el juego de todo el equipo. A Croacia esto poco le interesó porque desarrolló muy bien el plan de juego de su entrenador Aleksandar Petrovic, disputó un partido prolijo y ordenado, limpió la imagen dejada el viernes ante Argentina y se llevó el partido por 76-70.

 

Estadísticas oficiales / clic aquí