La edición 2018 del Encuentro de Mini «Tatá Flores», otra fiesta para casi mil niños y niñas que disfrutaron de un día inolvidable

Bella e inolvidable postal en el cierre de la novena edición del tradicional Encuentro de Mini «Tatá Flores» en el estadio Elías “Tito” Proietti del Atlético Bell de Bell Ville (Fotos: Malena Noves – Especial para FBPC)

 

Fue, como siempre, una fiesta de cientos de colores y miles de sonrisas. Y lo es más importante: con niños y niñas como protagonistas absolutos. Con casi mil pequeños y pequeñas unidos por una pelota de básquet, el pasado sábado 19 de mayo se desarrolló la novena edición del Encuentro Provincial de Mini «Tatá Flores».

En su edición 2018, «el Tatá» (el nombre homenajea a Eduardo “Tatá Flores, inolvidable entrenador y formador) tuvo como escenarios a los clubes San Martín y Argentino de Marcos Juárez, Sarmiento de Leones, Complejo de Justiniano Posse y Atlético Bell de Bell Ville, que además fue sede del acto de cierre, con la participación de todas las delegaciones.

El Encuentro fue organizado por la Asociación de Básquetbol del Sudeste y contó con la participación de 65 equipos de toda la geografía cordobesa, además de una institución muy especial: Villa San Martín de Resistencia, Chaco, donde el legendario “Tatá” Flores trabajó durante largos años.

El acto de cierre, en el estadio Elías “Tito” Proietti del Atlético Bell de Bell Ville, fue el mejor cierre posible para una jornada inolvidable: la diversión, el entusiasmo y las risas crecieron a tope y todos –niños y niñas, entrenadores, padres, dirigentes y allegados- disfrutaron a pleno de la presencia del Power Team y la atracción central: Rosco, la célebre mascota del Juego de las Estrellas del básquetbol nacional.

 

 

La Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba les regaló una pelota Spalding a cada club de la Asociación del Sudeste, como agradecimiento a la pasión puesta para llevar a cabo otra edición de un Encuentro que crece año a año.

En el Encuentro hubo equipos representantes de las 11 asociaciones que componen la Federación, lo que evidenció un gran trabajo conjunto en la base de la pirámide del básquetbol provincial.

En el Encuentro estuvieron presentes el presidente de la FBPC, Mario Ontivero; el titular de la Asociación del Sudeste, Carlos Bastistoni; y miembros del Departamento de Mini de la FBPC, con Daniel Machado y Adrián Gómez Nellar, entre otros.

Algunos de los datos de color del Encuentro fueron la instalación de peloteros inflables para amenizar la espera entre partido y partido, y el armado de canchas al aire libre, en un día soleado que acompañó y brindó un hermoso marco para la diversión y el disfrute.

Cada equipo jugó un mínimo de cuatro partidos, en tanto que algunos disputaron cinco cotejos, en una jornada inolvidable, que quedará grabada para siempre en la memoria de cientos de niños y niñas.

 

 

LA PALABRA DEL PRESIDENTE

Mario Ontivero, presidente de la Federación de Básquetbol de la Provincia y entusiasta impulsor del Mini, se mostró plenamente agradecido con todas aquellas personas que hicieron posible la novena edición del Encuentro «Tatá Flores».

“Queremos agradecer a todos los clubes que recibieron y abrieron las puertas y al enorme trabajo de papás, entrenadores y dirigentes, que se pusieron a disposición para atender a todos los clubes participantes. En especial, destacamos a los profes, que son la pieza clave para poder realizar estos eventos”, resaltó Ontivero.

“Demostramos que el Mini tiene vida propia. Es el motor de esta querida disciplina”, subrayó.

Al mismo tiempo, la máxima autoridad de la FBPC felicitó a la Asociación del Sudeste por poner todo a disposición para la realización del Encuentro y destacó que el día, a pleno sol, brindó un clima ideal. “Fue hermoso volver a ver chicos jugando al aire libre, a la mañana, como en las viejas épocas”, afirmó.

 

 

“También tuvimos la posibilidad de que hayan participado clubes de las 11 asociaciones, con distintas situaciones, pero con un mismo fin: que los chicos jueguen y se diviertan. Además, la organización fue buenísima y cada equipo jugó un mínimo de cuatro partidos”, detalló.

Posteriormente, avizoró lo que se vendrá para la edición 2019. “Para el año que viene, ‘el Tatá’ cumple los primeros diez años y ojalá que tengamos más participación de equipos femeninos. Seguramente lo vamos a estar logrando”, señaló.

 

 

“Es necesario seguir apostándole al Mini. Se trata de sembrar para cosechar en el futuro. Los chicos desean jugar y los grandes tenemos que estar a la altura, para brindarles todo para que tengan ese derecho al juego y al disfrute. Los papás deben acompañar y sentirse a pleno cuando sus hijos disfrutan de jugar”, precisó.

Asimismo, Ontivero resaltó la visita de Villa San Martín, de Chaco. “Quiero hacer una especial mención al club Villa San Martín, que nos honró con su presencia en el Encuentro. Leticia, hija de ‘Tatá’ Flores, recordó con mucho afecto y gran cariño parte de su infancia jugando en el club en el que su papá trabajaba y enseñaba. Todos nos sentimos orgullosos de una persona como ‘Tatá’, que fue formadora de formadores”, describió.

“Por último, quiero hacer una especial mención para el Departamento de Minibásquetbol de la Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba, que, una vez más, demostró estar a la altura, con muchísima pasión, mucha paciencia y tolerancia, para que todos se sientan a gusto y lo disfruten en todo sentido”, concluyó.

 

TODAS LAS FOTOS

Posted by Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba on Sunday, May 20, 2018

 

CONTENIDO RELACIONADO

El Encuentro de Mini tendrá una visita muy particular: Villa San Martín de Chaco, el equipo que dirigió el inolvidable “Tatá” Flores

Encuentro Provincial de Minibásquet «Tatá Flores»: se definieron las sedes para cada uno de los 64 equipos de la edición 2018