Lamas y Scola analizaron el debut de la selección en Córdoba

En la conferencia de prensa posterior al partido ante Cuba, Julio Lamas y Luis Scola analizaron la actuación argentina y afirmaron que todavía hay mucho por mejorar. Ingresá y conocé sus declaraciones.


El entrenador argentino, Julio César Lamas, y el capitán albiceleste, Luis Scola, afirmaron que la victoria ante Cuba sirvió para alimentar la preparación, pero remarcaron que el bajón del segundo tiempo dejó en claro que la selección es un equipo que aún tiene mucho por corregir. Además, el técnico planteó que todavía está enfocado en el funcionamiento colectivo y en los sistemas de juego, y aseguró que recién dentro de 10 días tendrá su cabeza ocupada en los nombres de los dos jugadores que debe “cortar” de cara al Preolímpico.

“Creo que el juego nos sirvió para saber qué cosas tenemos que mejorar. En el primer tiempo funcionamos bien en líneas generales, y en el segundo no, porque no pudimos resolver situaciones, nos quitaron circulación y perdimos claridad. Eso demuestra que todavía somos un equipo con muchas cosas para corregir”, subrayó Lamas.

Asimismo, el entrenador enfatizó el mérito de los isleños en la segunda mitad. “Cuba subió su nivel de juego. Fue mérito de ellos, más allá de nuestro bajón en la circulación y de no tener claridad ni buenos tiros. En defensa, tampoco estuvimos con un nivel de ejecución bueno, como el que pretendemos y el que podemos tener”, agregó.

Cuando se le consultó si seguía con la idea de llevar siete perimetrales y cinco internos al Preolímpico, Lamas relativizó el tema. “Yo sólo digo que de los 14 jugadores que están hoy acá van a salir los 12 para Mar del Plata. Los 12 que formen el equipo más balanceado, para jugar bien y tener los recursos que necesitamos. Por ahora, estoy dejando que los entrenamientos y los partidos hablen por sí mismos”, argumentó.

Asimismo, remarcó que casos como los de Andrés Nocioni y Federico Kammerichs, que pueden jugar de aleros o ala-pivots, hacen que no pueda ser tan tajante respecto del número de externos e internos que elegirá. “Todavía estoy enfocado principalmente en lo colectivo, en que empecemos a funcionar bien una mayor cantidad de minutos y que podamos aprender bien los sistemas. Sé que dentro de 10 días voy a tener en la cabeza el tema (de los cortes), pero en una concentración de la selección, decir 10 días es decir mucho tiempo: cada día tiene un montón de cosas”, amplió.

Luis Scola, que volvió a jugar luego de cuatro meses (su último partido había sido el 6 de abril, con la camiseta de Houston Rockets, en la derrota ante New Orleans Hornets), rescató el primer tiempo del equipo albiceleste y manifestó no sentir molestias en su rodilla izquierda, después de una intervención quirúrgica de la que se recupera muy favorablemente. “En el primer tiempo tuvimos muchas cosas buenas, y ellos salieron un poco tímidos, lo que nos permitió jugar un poco más. En el segundo tiempo cambiaron la actitud, tuvieron otra intensidad y cerraron muchísimo mejor que nosotros. Igual, en una preparación esto sirve. Si fuera en un partido oficial sería más negativo, pero es positivo porque es una preparación”, señaló “el Luifa”.

Ariel Amarillo, el argentino que dirige al seleccionado cubano, expresó que para ellos había sido un juego muy especial y remarcó que si bien tienen limitaciones, el equipo fue creciendo desde que arrancó la preparación. “Para nosotros fue un partido especial. Jugar contra uno de los mejores equipos del mundo no se da todos los días”, manifestó, al tiempo que añadió: “La idea es pulir detalles para llegar de la mejor manera al 30 de agosto: transformarnos en un equipo competitivo y estar a la altura de las circunstancias. Nos cuesta el roce por las limitaciones que tenemos, pero el equipo fue de menor a mayor desde el primer amistoso y el balance final es positivo”, señaló.