Aguilar, concentradísimo en su «tablita» para dar indicaciones, en la previa al juego del pasado viernes contra Lawn Tennis (Foto: Prensa Lawn Tennis)

 

Sus equipos no dejaron dudas. En una temporada de lógica implacable, los cuatro mejores de la primera fase revalidaron sus pergaminos en cada instancia: primero, ocuparon los cuatro escalones principales de la segunda fase y, luego, barrieron sus respectivas series de cuartos de final, para sacar pasaje directo a las semifinales de la Liga Cordobesa Crelech. Ahora, con las “semis” asomándose en el horizonte, los entrenadores de los cuatro elencos semifinalistas realizaron una radiografía de lo que se vendrá: fortalezas y debilidades propias y ajenas, expectativas, ambiciones y balance basquetbolístico y psicológico conforman el combo de respuestas para seguir con muchísima atención.

Las semifinales pondrán frente a frente a Atlético Bell de Bell Ville con Unión Central de Villa María, por un lado, y a 9 de Julio de Morteros con Banda Norte de Río Cuarto, por el otro. Serán series al mejor de cinco partidos, con juegos pautados para los días 16, 18 y 23 de marzo, y en caso de ser necesarios, los días 25 y 30 de marzo.

A continuación, los diálogos del Departamento de Prensa de la Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba con Fernando “Chueco” Aguilar (Atlético Bell, uno de los invictos en 16 partidos), Darío “Pachi” Coronell (9 de Julio, el otro invicto en 16 juegos), Emmanuel Garello (Banda Norte) y Federico Moyano (Unión Central).

 

Darío «Pachi» Coronell, conductor táctico del invicto 9 de Julio de Morteros (Foto: Prensa 9 de Julio / Archivo)

 

¿Qué cualidades trajeron a tu equipo hasta las semifinales?

Fernando Aguilar (Atlético Bell): Lo que más recalco es que el equipo tuvo un gran compromiso. Se formó un gran grupo de trabajo y en el día a día los chicos marcaron unas ganas de trabajar muy buenas. Sin tantos jugadores de renombre, en esta temporada tuvimos mucha química de equipo y de juego. Mis jugadores aceptaron una manera de jugar que la aplicamos rápidamente, primero en el Interasociativo y luego en la Liga Cordobesa.

Darío Coronell (9 de Julio): Lo que nos trajo hasta acá fue un poco el armado del plantel y otro poco la jerarquía de cada uno de los jugadores. Hemos alternado juegos muy buenos y otros regulares, pero la jerarquía de los jugadores nos puso en esta instancia. Eso fue lo primordial.

Emmanuel Garello (Banda Norte): La principal cualidad de Banda Norte es la actitud defensiva: la presencia, la agresividad y el dinamismo en defensa han sido claves. De hecho, durante casi todo el torneo fuimos el equipo que menos puntos recibió. Esa es nuestra principal cualidad.

Federico Moyano (Unión Central): Creo que podemos estar en esta instancia porque pudimos construir un equipo largo. Si bien nuestros jugadores preponderantes juegan arriba de 30 minutos, hubo buena rotación, con nueve hombres. Es una Liga con mucho roce físico y es necesaria la rotación para mantener la intensidad. Tener a Juan Serenelli como ficha juvenil y con gran cantidad de minutos también es importante, al igual que Renzo Ferracini, que es U21. Asimismo, Fernández y Bonetto tienen una calidad alta: David, desde la experiencia y con toda su calidad técnica y táctica; y Federico, recuperado de las lesiones, nos da un plus de goleo y entendimiento del juego. Por último, creo que tuvimos mucha predisposición para entrenar y respeto por las situaciones tácticas que les propusimos desde el cuerpo técnico.

 

¿Qué esperás de la serie de semis que les tocó? ¿Cómo la imaginás?

Fernando Aguilar (Atlético Bell): La serie de semis la imagino muy dura. Hemos jugado en la fase regular y en las semifinales del Interasociativo: Unión Central nos conoce mucho y nosotros también los conocemos mucho a ellos. Creo que será una serie cerrada y pareja.

Darío Coronell (9 de Julio): La serie va a ser bastante dura. Banda Norte tiene un plantel con jugadores con un gran recorrido, que entienden el torneo y la categoría. Lucas Barlasina les da un plus de jerarquía. Se los nota muy competitivos. Están proponiendo un juego dinámico, muy agresivo en defensa. Creo que esencialmente nos vamos a encontrar con eso.

Emmanuel Garello (Banda Norte): Imagino una serie larga. No creo que se defina en tres partidos. Supongo que se definirá en cuatro o cinco juegos. Espero que seamos un equipo competitivo, que pueda estar a la altura de 9 de Julio de Morteros, que está preparado y armado para ser el campeón de la Liga.

Federico Moyano (Unión Central): A la serie la imagino pareja: corremos un poquito desde atrás, pero conocemos mucho a Bell, porque jugamos durante el año. Unas “semis” o una final siempre son distintas a cualquier juego del año, pero creemos que puede ser una serie pareja. Deberemos analizar qué situaciones tácticas y cuestiones individuales podemos generar para confundir e imponernos.

 

Emmanuel Garello, técnico de Banda Norte, uno de los equipos históricos que vuelve a meterse en «semis» (Foto: Gentileza Puntal Río Cuarto)

 

¿Qué te preocupa, en principio, de tu rival?

Fernando Aguilar (Atlético Bell): Unión Central juega muy bien por conceptos. Además, tienen jugadores que están pasando por un gran momento: David Fernández y Federico Bonetto son de lo mejor del torneo. Cada jugador entiende su rol a la perfección y “Fede” Moyano, el entrenador, ha plasmado una muy buena manera de jugar. Tenemos que estar muy concentrados, sobre todo para contrarrestar el juego que tienen a cancha abierta. Y no debemos dejar que se pasen el balón como ellos quieren.

Darío Coronell (9 de Julio): Me preocupa lo que puedan generar desde el bloqueo directo de (Franco) Barjacoba con cualquier jugador que se posicione como interno, ya que muchas veces lo realizan tanto Leandro Barlasina como (Mauro) Meneguzzo, que poseen características diferentes en las caídas.

Emmanuel Garello (Banda Norte): Me preocupan muchas cosas, como de todos los rivales con los cuales nos enfrentamos. Nueve es el más completo, el que mejor se preparó para la Liga Provincial y el que tiene el presupuesto más alto del torneo: al tener el presupuesto más alto, poseen calidad extra. Tiene jugadores de gran jerarquía: son nueve hombres que podrían ser titulares en cualquier equipo y que tienen gol de dos y tres puntos.

Federico Moyano (Unión Central): En principio no me preocupa nada, sino que me ocupa. Sabemos que tienen características muy buenas, especialmente por el lado de sus externos. Uno de los desafíos será contener bien a Machuca y defender a De Miguel, que está muy bien desde que regresó. Todos los jugadores de Bell son peligrosos: esa es una de las características del rival, que llegó invicto a “semis”. No se puede aflojar en nada: todos sus jugadores son capaces de anotar y no tenemos que permitirles tiros a pie firme. Además, muestran mucha dinámica y queremos llevarlos a jugar a un ritmo más lento.

 

¿En qué facetas del juego creés que tu equipo puede ser superior al rival de semis?

Fernando Aguilar (Atlético Bell): Lo mejor que hacemos nosotros es el juego de transición, a cancha abierta, y también con nuestras defensas agresivas. Tenemos que seguir apuntando a mejorar eso, porque podríamos lastimar mucho a Unión Central con ese tipo de juego.

Darío Coronell (9 de Julio): Creo que podemos tener algunas ventajas en el juego interior. Tenemos un poco más de peso específico, con muchas alternativas, porque también variamos con Oscar Cabrera jugando de 4 y con Charly Altamirano nos da toda la energía en los recambios. También podemos aprovechar el juego de bloqueos directos en la faz ofensiva.

Emmanuel Garello (Banda Norte): Es muy difícil encontrar una faceta de juego en la cual un equipo sea muy superior o muy distinto al resto. Frente a Nueve, creo que la mejor virtud debería ser nuestra agresividad, nuestro juego físico, la velocidad y el dinamismo. Gracias a eso, considero que podríamos hacer una serie muy pareja y contrarrestar la calidad técnica que tiene 9 de Julio.

Federico Moyano (Unión Central): No sé si somos superiores en algo. Todo es bastante parejo. Creo que podemos tener un plus en el poste bajo, con David Fernández y Alejandro Cichy, quienes tienen experiencia y han jugado muchos torneos. Además, en series a cinco juegos, esas ventajas se achican: donde haya alguna diferencia, los entrenadores buscarán soluciones tácticas para solucionarlas y que no se note tanto. Será un ajedrez.

 

Federico Moyano, el DT del sorprendente Unión Central, que cumplió una gran campaña para meterse en semifinales (Foto: Gentileza EL DIARIO de Villa María)

 

¿Qué plus colectivo logró tu equipo a lo largo de la temporada y, al mismo tiempo, le dio fortaleza al grupo y te brindó satisfacción como entrenador?

Fernando Aguilar (Atlético Bell): El plus que encontró el equipo es que jugamos sin egoísmo. Los mejores partidos fueron cuando todos los jugadores supieron que podían anotar y sabían que tenían esa libertad para tomar tiros abiertos, generados por nuestras corridas. Inclusive, en partidos muy calientes el equipo mostró entrega e inteligencia, lo que habla bien del grupo, que está muy convencido de lo que quiere.

Darío Coronell (9 de Julio): Me pone muy contento que, a medida que fue transcurriendo el torneo, el equipo encontró una buena química y se puso muy competitivo en el día a día. Eso siempre genera el deseo de trabajar algo más, algo diferente. Se los nota con un compromiso muy grande y eso siempre despierta otras inquietudes. Hay muchas acciones en las que los jugadores proponen alguna regla y se los escucha y se lo analiza. Eso, para un entrenador, es súper positivo, porque están colaborando en todo. Están con unos cuidados muy buenos y el equipo puede seguir creciendo en muchos aspectos.

Emmanuel Garello (Banda Norte): Una de las cosas que hicieron muy fuerte al equipo fue el compromiso por el club, jugar por la camiseta, para el equipo. Eso se logra porque el 90 por ciento de los jugadores de este plantel está conformado por jugadores nacidos y formados en Banda Norte. Eso nos da un poco de energía extra, cosa que algunos equipos no tienen por falta de esa identidad. Es una de las principales fortalezas. Ese compromiso de los chicos con el club y con los compañeros hizo que siempre estuviera el grupo por delante de cualquier individualidad.

Federico Moyano (Unión Central): El plus colectivo es que se trata de un grupo de amigos. Hay jugadores que han jugado casi toda su vida basquetbolística juntos. Se conocen hace muchos años y con una mirada se dicen todo. Eso aliviana la carga para un entrenador. Y a la vez, no se trata de un grupo cerrado: se nota, por ejemplo, con Renzo Ferracini y con los pibes que se van sumando desde abajo. Esa posibilidad de integración y la fortaleza del grupo también son importantes en una temporada larga. Como entrenador, es una satisfacción dirigir a un equipo con jugadores amateurs en una competencia que no es siempre así: ahora vamos a enfrentar a un equipo profesional, con jugadores dedicados al básquetbol. A pesar de estar tal vez un poquito más atrás en lo organizativo respecto de algunos rivales, siempre estamos pensando en cómo ganar. No nos conformamos, sino que siempre queremos más.

 

A partir de esta instancia de playoffs, ¿cuánto pesa lo basquetbolístico y cuánto pesa lo mental, la fortaleza psicológica del plantel?

Fernando Aguilar (Atlético Bell): En estas instancias, más allá de lo que hayamos mostrado durante el año, hay factores anímicos, psicológicos. Hay que jugar el mejor básquet posible, con mucha concentración, porque también pesan otras situaciones. Tenemos que ser inteligentes y no tener las lagunas que tal vez mostramos en los últimos partidos. No podemos darnos el lujo de tener esas lagunas, porque se pueden pagar muy caro.

Darío Coronell (9 de Julio): Creo que el balance es 50 y 50. Todos deseamos tener un porcentaje de ejecución altísimo: sin duda, si uno no está anímicamente bien, todas esas acciones pueden decaer. El plantel está en un nivel alto de compromiso y responsabilidad, así que esperemos mantenernos por esta senda.

Emmanuel Garello (Banda Norte): La cuestión psicológica tiene un porcentaje más elevado en estas instancias definitorias. Ese aspecto tal vez pese más que lo basquetbolístico. De nada vale estar preparado física, técnica y tácticamente, si no podemos hacer esas cuestiones en momentos de presión. Dejamos de correr y empezamos a preparar los partidos de otra manera. Lo táctico también influye en lo psicológico: hay que tener confianza en lo que se plantea y hay que estar preparado para que las cosas vayan cambiando dentro de un partido o de un día para otro, en el caso de series largas.

Federico Moyano (Unión Central): Como entrenador pienso que lo basquetbolístico es clave. Luego, uno puede limar algo desde lo anímico, desde la motivación, como por ejemplo en la brecha que existe entre el N° 1 y el N° 4, que somos nosotros. Fundamentalmente vamos a tener que jugar bien al básquet. Después sí podremos sumar mentalidad positiva y motivación, que son condiciones que debieran estar siempre en un equipo. Para nosotros, jugar unas semifinales ya es un acto súper motivante. Todo juega y todo hace a una estructura compleja: no podés prescindir de jugar bien al básquet y, al mismo tiempo, tenés que estar bien de la cabeza. Es una relación muy recíproca entre ambos factores.

 


Producción y entrevistas: Gabriel Rosenbaun


 

Por FBPCweb