«El Pepi» Maldonado la rompió: tuvo una segunda mitad endiablada (Foto: Prensa 9 de Julio de Morteros)

 

Por momentos parecía una situación irreal. Como mínimo, inverosímil. Cada vez que tomaba la bola, Ramiro Maldonado miraba el aro y la red se sacudía. Metió cuatro triples y un doble en el tercer cuarto, y siguió en llamas en los últimos 10 minutos: tres bombazos desde el perímetro y dos dobles más, para llegar a 31 puntos y convertirse en la figura desequilibrante del tercer juego de la serie final de la Liga Cordobesa Crelech.

“El Pepi” venía de marcar 26 puntos en el partido anterior (máxima puntuación personal de la temporada) pero en esta oportunidad la “rompió” de una manera descomunal, sobre todo por sus aciertos desde la línea de 6,75 metros: clavó 7 en 9 intentos desde el perímetro y se transformó en el factor desequilibrante del momento más caliente del partido.

Su actuación permitió que el Patriota riotercerense tome el liderazgo en la serie decisiva: está 2-1 en una llave que tendrá al menos cinco juegos y cuyo ganador se llevará el ascenso al Torneo Federal.

Los 31 puntos de Maldonado representan el goleo más alto de los playoffs de la vigésima temporada de la Liga Cordobesa e igualan la segunda marca más alta de la edición 2016/17, sólo detrás de las 32 unidades que marcó Jorge Siciliano, de Unión de Oncativo, frente a Lawn Tennis de Cruz del Eje.

Los 31 puntos igualan la cifra que Leandro Guevara, de 9 de Julio de Las Perdices, anotó en dos ocasiones en esta temporada: frente a Nueve de Morteros, en segunda fase, y Pilar Sport, en la primera fase.

Por su parte, Pablo Renzi, de El Tala de San Francisco, metió 30 puntos frente a Nueve de Morteros en la segunda fecha de la primera fase.

De esta manera, Maldonado completó dos juegos soñados, nada menos que en la serie final: en la temporada completa, “el Pepi” promedia 14,4 puntos y en los dos últimos partidos sumó 57, con una media de 28,5, el doble de lo que convierte habitualmente.

Contra Banda Norte de Río Cuarto, en la apertura del torneo, había avisado: metió 24 puntos, con 6/12 en triples. Luego, frente a El Ceibo de San Francisco, en cuartos de final, convirtió 22 unidades, con 5/9 desde la medialuna.

Esta vez, sin embargo, fue mucho más allá: trepó a 31 puntos con un imborrable 7/9 desde el perímetro. Y no sólo eso: su mano caliente sirvió para sumar una victoria que puede resultar clave en la serie final.

 


Cobertura: Gabriel Rosenbaun y Lucas Llerena


 

Por FBPCweb