Maldonado, la figura del segundo juego: «Cambiamos la energía, defendimos mejor y se nos abrió el aro»

Maldonado, el goleador de Nueve de Río Tercero en el triunfo clave del domingo (Foto: Prensa 9 de Julio de Río Tercero)

 

Tuvo un último cuarto de ensueño. Y terminó con una sonrisa gigante. En los últimos 10 minutos anotó 15 de los 20 puntos de su equipo y su planilla personal marcó su incidencia en el juego: Ramiro Maldonado anotó 26 tantos (10/13 en libres, 2/5 en dobles y 4/10 en triples) y bajó cuatro rebotes, uno de ellos fundamental para que 9 de Julio de Río Tercero bajara la persiana del juego y venciera a Nueve de Morteros 70-66 en el segundo juego de la serie final de la Liga Cordobesa Crelech.

«¿Cuánto valía ganar hoy? Muchísimo. Veníamos de perder el viernes y no podíamos dar nos el lujo de perder de vuelta como locales. No podíamos irnos a Morteros 2-0 abajo. Se nos iba a complicar mucho», destacó «el Pepi» minutos después de la victoria, mientras acaparaba las entrevistas post-partido de la TV y las radios.

Entre Maldonado y Luchino sumaron 40 de los 70 puntos de Nueve de Río Tercero en la noche del domingo (Foto: Prensa 9 de Julio de Río Tercero)

«No sólo veníamos de perder, sino que tampoco habíamos dejado una buena imagen como equipo, porque no pudimos mostrar nuestro básquet. Ahora logramos revertir lo del viernes, con más energía, y además se nos abrió el aro. El viernes, lamentablemente, no la metimos. Pero hoy se nos abrió el aro», agregó el goleador del juego.

–Metiste 26 puntos y bajaste un rebote recontra fundamental para ganar el juego. En lo personal, ¿cómo viviste este triunfo?

–Personalmente estoy muy contento. Venía muy negativo con el aro. Inclusive en el primer tiempo estuve muy flojo. Son días, son momentos, pero sabía que iba a volver a tener gol. Confiaba plenamente en mí, como lo hago siempre, y como también confío en mis compañeros. Ellos me dan el ciento por ciento de confianza.

Foto: Prensa 9 de Julio de Río Tercero

–¿Cuánto pesó el corazón, cuánto pesó la cabeza y cuánto pesó lo basquetbolístico para ganar este partido clave?

–Pesa todo. Es una final y todo tiene que estar al ciento por ciento. Obviamente, a veces la cabeza va a distinto ritmo que el corazón en estas situaciones, y uno no se da cuenta y anda a mil por hora. Pero demostramos que vamos a dar pelea hasta el último partido para ser campeones.

–¿Qué detalles les permitieron llevarse la victoria?

–Por un lado, cambiamos la energía respecto del partido del viernes. Por el otro, defendimos mucho mejor. Y como dije al principio, somos un equipo que tiramos mucho al aro y vivimos del tiro de tres puntos: hoy insistimos hasta que metimos un par de bombas muy importantes.

 

CONTENIDO RELACIONADO

Liga Cordobesa Crelech: Nueve de Río Tercero ganó un partido «chivo» e igualó la serie final