Martín González, al centro de la imagen y con remera blanca, en medio de un festejo multitudinario
Martín González, al centro de la imagen y con remera blanca, en medio de un festejo multitudinario de Independiente de Oliva

 

Las fotos y los festejos se multiplicaban a cada momento. Independiente de Oliva no quería que ese momento se terminara nunca. Después de haber sufrido para vencer en suplementario a Instituto, el N° 1 de la fase regular debió esperar que Unión Eléctrica venciera a Hindú para, recién allí, soltar ese grito de desahogo y felicidad. El ritual de cortar las redes, las rondas revoleando camisetas, el acto de premiación y la vuelta olímpica ya habían quedado atrás. Era momento de una foto tras otra para el campeón de la Liga Provincial de Clubes de la categoría U15 masculina.

Con semejante escenario de felicidad, al entrenador Martín González no se le salía una sonrisa que parecía pintada. Sólo cuando sus jugadores le vaciaron un bidón de agua en la cabeza, en una noche helada, cambió un cachito sus gestos. Poco después de sacudirse el agua helada, recobró la satisfacción que repiqueteaba en cancha de Unión Eléctrica y que, de hecho, llevó a los dos equipos clasificados para el Argentino de Clubes posar juntos mientras cantaban “Nos vamo’ al Nacional, nos vamo’ al Nacional”.

“Estamos contentísimos. Después de la derrota del viernes, arrancamos complicados en el Final Four, pero pudimos sobreponernos y eso es muy gratificante. Están muy contentos los chicos y estamos muy contentos todos nosotros”, afirmó el técnico campeón.

–Lograron el N° 1 de la fase regular, cumplieron una campaña notable, pero la derrota con Hindú, en la apertura del Final Four, cambió el panorama. No obstante, se sobrepusieron y terminaron festejando.

–Antes del Final Four sabíamos que nos íbamos a enfrentar a los tres mejores equipos de la provincia. Sabíamos de la intensidad y de lo bien que juegan esos equipos. En el debut nos arrebataron: no pudimos ni jugar (nota: caída por 25 puntos frente a Hindú). Lo más duro fue levantar al equipo para lo que quedaba del torneo. Hablamos de que se podía, e insistimos en eso, aun cuando el partido siguiente era contra Unión Eléctrica, que para mí es el mejor de los tres rivales que tuvimos. Sabíamos que ese partido iba a ser durísimo, pero creíamos en nosotros. Y lo ganamos.

El entrenador Martín González y su asistente, Ignacio Irazuzta
El entrenador Martín González y su asistente, Ignacio Irazuzta

–¿Qué pequeños detalles hicieron la diferencia en este Final Four?

–El juego en equipo hizo la diferencia. Tanto el sábado como el domingo, cuando ganamos los dos partidos que nos llevaron a ser campeones, los 12 jugadores que entraron a la cancha sumaron lo suyo. Cada uno aportó algo. Además, en defensa fuimos un gran equipo.

–Cuando pensás en el recorrido de toda la temporada, ¿qué hechos te dan mayor satisfacción?

–El único partido que perdimos en todo 2016 en las tres categorías fue el del viernes, con Hindú. Sobreponernos a esa situación es lo que más contento me pone, porque habla de nuestra capacidad para superar obstáculos.

–¿Cómo fue salir campeones desde la tribuna, esperando otro resultado?

–Fue muy feo depender de otro resultado para definir una posición. De todas maneras, el objetivo que nos habíamos propuesto era llegar al Argentino de Clubes. Después, el título era un premio, y no dependía de nosotros. Se podía dar o no. ¡Y se dio!

–¿Qué significa este título para la institución?

–Se viene trabajando mucho en todas las categorías y este título es un halago para reforzar el esfuerzo diario. La dedicación de los chicos, en todas las categorías, es tremenda. Además, ésta fue una coronación con 12 chicos nacidos deportivamente en el club.

 

Independiente campeon 1

Por FBPCweb