Mejor, imposible

A la perfección. Así, fue el arranque de Argentina en el Súper 4. En un Orfeo casi repleto, los conducidos por Julio Lamas vencieron a Cuba y, mañana a las 21, enfrentarán a Venezuela en la definición del torneo.

Si algo le faltaba al paso de la Generación Dorada por Córdoba, se cumplió. Ante un Orfeo casi colmado (hubo ocho mil personas), la selección argentina sacó a relucir lo mejor de su repertorio y superó ampliamente a Cuba  por 80-67. El mejor de la noche fue “Manu” Ginóbili que, con una enorme actuación (25 puntos), se llevó la ovación todos los cordobeses. Mañana, también a las 21, definirá el Súper 4 ante Venezuela.

Algo más de tres minutos. Eso tardó el conjunto de Julio Lamas en acomodarse. Luego de varias posesiones apresuradas, el base cordobés Pablo Prigioni logró ordenar el equipo y facilitar el camino. Con el poste bajo como sitio preferido, Argentina rápidamente se escapó en el marcador y cerró el primer parcial 23-14 a su favor. Con la misma filosofía pero con distintos nombres (entraron Sánchez, Jasen, Gutiérrez y Mainoldi), el equipo nacional ajustó la defensa, empezó a correr la cancha y se fue al descanso bastante cómodo (45-28).

A «Manu» lo rasparon mucho, pero nunca esquivó el problema y se llevó la ovación del público cordobés.

La segunda mitad pareció estar de más. Sobró. Con mucho juego colectivo, enorme rotación de balón y algunas jugadas de alto voltaje, Argentina jugó para la gente. Con todo definido, el entrenador nacional les dio minutos a todos los integrantes del plantel. Con toda la cuenta a favor a la entrada del capítulo decisivo (63-46), el seleccionado nacional reguló el andar. A pesar del acercamiento de Cuba en los instantes finales, la victoria albiceleste nunca corrió riesgo. Sólo quedó tiempo para el aplauso cerrado del público que, una vez más, demostró todo su afecto por la Generación Dorada.

Luego de la entretenida actividad en la Plaza de la Intendencia, el entrenamiento a puertas abiertas llena de niños y el triunfo de hoy mostrando un gran nivel, a esta altura, se puede decir que Córdoba vive un acontecimiento difícil de volver a repetir. Sólo resta un paso: ganar la final para que la fiesta sea completa.

«Luifa» Scola regresó tras su operación en la rodilla y mostró la intensidad y las ganas de siempre.

SÍNTESIS

Argentina (80): Pablo Prigioni 2, Emanuel Ginóbili 25, Carlos Delfino 7, Andrés Nocioni 4, Luis Scola 14 (FI); Juan Gutiérrez 9, Leonardo Mainoldi 5, Francisco Jasen 11, Federico Kammerichs 1, Juan Pablo Figueroa 0, Juan Ignacio Sánchez 0, Martín Leiva 2. DT: Julio Lamas.

Cuba (67): Alexei Mestres 2, Juan Piñero 11, Cruz Richardson 7, Yorman Polas 12, Luis Haití 6 (FI); Leonel Batista 2, Yunier Pérez 10, Orestes Torres 3. DT: Ariel Amarillo.

Parciales: 23-14; 22-14; 18-18; 17-21.

Árbitros: Fabricio Vito, Diego Rougier y Gabriel Tarifeño.

Estadio: Superdomo Orfeo.