Freiberg se eleva delante de Mathieu y busca el aro de Lawn Tennis: en Cruz del Eje, Poeta Lugones sumó su cuarta victoria consecutiva (Foto: Gentileza Dino Rizzi)

 

«Arrancamos la Liga pensando en disfrutarla y en avanzar a la segunda fase. Y cumplimos con los dos objetivos. El torneo es muy parejo y nosotros dejamos en claro que cuando nos hacemos fuertes en defensa le podemos ganar a la cualquiera», destaca Ramiro Freiberg, base titular, que cumplió 21 años en octubre, poco antes del inicio de la 20ª temporada de la Liga Cordobesa Crelech.

«Desde que empezó 2016 pasamos por muchas etapas distintas, de las buenas y de las malas. Ahora estamos en el mejor momento deportivo y también en cuanto a lo grupal. Si bien este plantel está junto hace tiempo, nos sentimos muy bien en lo colectivo: es un intangible tremendo», dice Lautaro González, el entrenador. «En lo deportivo estamos en el punto más alto y tenemos mucho margen de crecimiento. Veremos hasta dónde nos toca llegar», agrega el DT, que vivió desde chico frente al club y, antes de iniciar su carrera como técnico, fue jugador de la institución.

Santiago Ortega, el goleador de Poeta: el ala-pivot promedia 13,6 puntos por partido (Foto: Gentileza Dino Rizzi)

«A la Liga la vivo con mucha alegría por la seriedad la que se toma el torneo, que está un escalón por encima del nivel en el que está acostumbrado a jugar Poeta. Yo estuve en equipos de Torneo Federal y en planteles de Liga Provincial en los cuales había una estructura profesional. Acá esto es todo amateur, por amor al club. Y por momentos me sorprende lo bien que se trabaja», destaca Santiago Ortega, el más «viejo» de un plantel que tiene sólo cuatro jugadores con más de 21 años.

«Todo esto se disfruta muchísimo, más aun porque es la primera Liga Provincial para el club. Yo juego acá desde que tengo 8 años, así que éste es un momento súper especial. Esta Liga Provincial es el acontecimiento más grande que vivió el club en su historia y lo que estamos viviendo influye en todos: desde la Primera a los más chicos, que nos ven jugando este torneo y se contagian y tienen ganas de crecer», describe Juan Manuel Monzón, uno de esos pibes que pasaron por todas las categorías, desde el mini básquet, hasta llegar a competir en éste, el máximo torneo de clubes de la provincia de Córdoba.

Los testimonios emocionados podrían repetirse uno detrás de otro. El Club Poeta Lugones, una de esas instituciones de barrio en las que se hace todo a pulmón, vive el momento más trascendente de su historia: en su debut en la Liga Cordobesa, el equipo verdeamarillo dio un salto de calidad en lo deportivo y, no sólo alcanzó una meritoria clasificación para la segunda fase, sino que acumula cuatro victorias consecutivas (la mejor racha actual, junto con 9 de Julio de Morteros), por lo que encendió la ilusión y sacudió, a puro tesón, las estructuras de la gran familia de la institución.

Hasta aquí, el equipo de Avenida Cayol construyó su rendimiento sobre un terreno bien sólido: la defensa. De los 10 equipos en carrera por el título posee el menor promedio de puntos recibidos: 56,4 puntos por juego, algunas décimas menos que los 56,7 que permitió 9 de Julio de Río Tercero, el N° 1 de la fase regular.

Freiberg, González, Ortega y Monzón son algunos de los protagonistas de una de esas aventuras en las que el amateurismo demuestra llevarse de maravillas con una actitud profesional y un crecimiento colectivo en todos los rubros, no sólo adentro del rectángulo de juego. El sentido de pertenencia se palpa de manera natural: brota por todas partes.

Los cuatro dialogaron con el Departamento de Prensa de la Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba y dejaron sus testimonios de este momento histórico para Poeta.

 

RAMIRO FREIBERG

Base / 1,79 metro / 21 años

 

«Estamos muy contentos. Nuestro objetivo era pasar la primera fase, pero nos dimos cuenta de que podemos pelear más arriba, no sólo por haber dado la sorpresa y vencer a 9 de Julio de Morteros, sino por cómo venimos jugando», detalla Freiberg. «Queríamos encontrar la regularidad y la encontramos a partir de la defensa», plantea el base, que promedia 9,14 puntos en 23,7 minutos por partido.

«Esta Liga Cordobesa era una nueva experiencia para muchos, porque somos todos muy jóvenes. Podemos pelearle a cualquiera, sobre todo por lo que mostramos en defensa. El técnico nos dice siempre que no tenemos un jugador que te gane solito los partidos, así que nos aferramos a la defensa. Sabemos que atrás tenemos a varios jugadores que son muy buenos, sobre todo el pivot, Facundo Lazcano, que es el taponador de la Liga», agrega.

«La gente del club acompaña y todo se disfruta mucho. En el último partido, en Cruz del Eje, viajaron 20 ó 25 personas en el colectivo con el plantel: ellos nos acompañan a todos lados y nosotros, cuando entramos a la cancha, dejamos la vida en cada pelota», se enorgullece.

De cara al próximo juego, en el que recibirán a El Ceibo de San Francisco, Freiber señala: «Este fin de semana es muy importante. El viernes hay que concentrarse, para ganar como sea como locales. Es una hermosa prueba para nosotros».

 

SANTIAGO ORTEGA

Alero o ala-pivot / 1,89 metro / 27 años

 

«Las prácticas son intensas, los chicos se preocupan por ir al gimnasio y por crecer en todo sentido, y el cuerpo técnico siempre está analizando nuestro juego y el de los rivales. Aquí es todo amateur, por amor al club, pero se está trabajando muy bien», subraya Santiago Ortega, el más experimentado del equipo no sólo por edad, 27 años, sino por recorrido deportivo.

Cuando analiza las fortalezas y debilidades del equipo, Ortega no deja dudas: «Nuestro juego es la defensa. Está visto en las estadísticas. Esa es la clave: la defensa y el juego controlado. Para estar un escalón más arriba, y jugar de igual a igual contra equipos que van en búsqueda del campeonato, deberíamos mejorar mucho en ataque».

En ese marco, el ala-pivot destaca que deberían estar más certeros desde el perímetro y en la línea de libres. «En ofensiva jugamos habitualmente bien, con dinámica, sabiendo por dónde pasa el juego, pero nos falta estar más finos. A medida que pase el torneo vamos a ir logrando esa eficiencia», dice.

«Por ahí nos falta experiencia, pero noto, cuando jugamos contra equipos muy fuertes, que no tenemos la misma presión. Eso nos hace jugar más tranquilos y nos favorece», añade el goleador del plantel, con un promedio de 13,6 puntos por juego.

Para «el Santi», Poeta Lugones dio un gran salto de calidad a lo largo de la Liga Cordobesa. El nivel del torneo elevó la vara. «Dimos un salto de calidad muy grande. Nos ayudó tener una mentalidad profesional, por decirlo de alguna manera. Eso se demuestra por ejemplo cuando el cuerpo técnico nos entrega el scouting del equipo rival: a mis compañeros les gusta aprender, saber qué hace tal jugador. Es totalmente distinto a lo que vivimos en el torneo local».

El próximo fin de semana, con un juego como local y otro fuera de casa, será clave para el equipo de la capital cordobesa: el viernes 20 recibirá a El Ceibo y el domingo 22 visitará a Atlético Bell. En ese terreno, Ortega marca lo importante que sería lograr una victoria frente al equipo de San Francisco.

«Todos los partidos como locales son fundamentales. De local siempre te tenés que hacer fuerte. Y contra Bell, último campeón y equipo totalmente profesional, también será una medida. Por suerte no tenemos la presión de ellos, así que buscaremos aprovechar eso», señala.

 

JUAN MANUEL MONZÓN

Base o escolta / 1,82 metro / 19 años

 

«Todo esto se disfruta muchísimo, más aun porque es la primera Liga Provincial para el club. Yo juego acá desde que tengo 8 años, así que éste es un momento súper especial», plantea Juan Manuel Monzón. «Esta Liga Provincial es el acontecimiento más grande que vivió el club en su historia y lo que estamos viviendo influye en todos: desde la Primera a los más chicos, que nos ven jugando este torneo y se contagian y tienen ganas de crecer», añade con marcado orgullo: el sentimiento de pertenencia y el vínculo afectivo con el club son más que evidentes.

Al momento de hablar de los elementos esenciales en la identidad del equipo, el escolta no titubea: «Nuestro juego se basa principalmente en la defensa, que es una de las más sólidas del torneo. En ataque nos cuesta hacer goles y no estamos tan efectivos, pero tenemos una defensa intensa que nos permite llegar a los cierres de los juegos siempre con posibilidades de ganar. Si dejamos a los rivales en menos de 55 puntos, siempre vas a tener chances de ganar, juegos contra el que juegues».

«Como dice siempre Lautaro (el entrenador), no tenemos un jugador que sea imprescindible, pero todos somos importantes», subraya Monzón, que viene de sumar 8 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias frente a Lawn Tennis.

«El partido del viernes, contra El Ceibo, me parece fundamental. Si no es el más importante de la temporada, le pega en el palo. Arrancar esta fase con dos juegos ganados sería muy bueno, y nos permitiría afrontar el partido del domingo con mayor tranquilidad», describe.

«Al principio estaba expectante y no sabía hasta dónde podíamos llegar. Por cómo se dieron los juegos, ahora siento que estamos para llegar muy lejos en esta Liga Provincial», concluye con una combinación de firmeza e ilusión.

 

LAUTARO GONZÁLEZ / ENTRENADOR

Lautaro González, durante el calentamiento de su equipo en Cruz del Eje (Foto: Gentileza Luis Alberto Tulián)

 

–Todos, en el plantel, remarcan cómo disfrutan de esta experiencia en la Liga Cordobesa. ¿Vos también lo vivís como ellos?

–Estoy disfrutando mucho, no sólo porque no vaya bien en cuanto a resultados deportivos. No es una moneda al aire, pero tenés 50 y 50 de posibilidades de ganar o perder. La idea era disfrutarlo y aprender mucho, y estamos disfrutando y aprendiendo. Queremos estar a la altura y seguir compitiendo, con la idea de arañar algunos triunfos más, sobre todo ahora que se vienen rivales de fuste.

–Suman cuatro victorias consecutivas y muestran un rendimiento sólido. ¿Sentís que están en un gran momento?

–Desde que empezó 2016 pasamos por muchas etapas distintas, de las buenas y de las malas. Ahora estamos en el mejor momento deportivo y también en cuanto a lo grupal. Si bien este plantel está junto hace tiempo, nos sentimos muy bien en lo colectivo: es un intangible tremendo. En lo deportivo estamos en el punto más alto y tenemos mucho margen de crecimiento. Veremos hasta dónde nos toca llegar.

–Santiago Ortega, el más experimentado del plantel, dice que dieron un gran salto de calidad. Como entrenador, ¿también lo percibís así?

–Sin dudas que dimos un salto de calidad. Terminamos el 2016 muy mal en cuanto al juego. Si bien jugamos el Final Four de Primera en la Asociación Cordobesa, el nivel no levantaba. Tuvimos varias charlas de equipo, porque se venía la Liga Cordobesa, que era un desafío único en la historia del club, y estábamos jugando de feo para abajo. De a poquito fuimos levantando. Y a lo largo del torneo también fuimos creciendo. Son procesos de aprendizaje que hay que ir atravesando. Respecto del año pasado estamos uno o dos escalones por encima. Y como dije antes: tenemos margen por mejorar, sobre todo en ofensiva.

–Si bien tienen una estructura amateur, está claro que asumieron la Liga con mucho profesionalismo.

–El compromiso está fuera de discusión, y mis jugadores son unos fenómenos: se comprometieron a no irse de vacaciones, muchos están trabajando, y todos vienen a entrenar, hacen pesas aparte, están súper enfocados en lo que viene y les gusta estudiar rivales. En el torneo local eso casi que no existe, así que esto es nuevo para todos, no sólo para los jugadores. También para mí como entrenador y para mis asistentes, que por ejemplo también tienen que editar videos y hacer el scouting de los rivales. Y los jugadores comienzan a exigirte: «¿Qué hace bien tal jugador? ¿Qué hace mal?». Entrás en una dinámica bárbara. Inclusive en las derrotas hemos quedado contentos. Las derrotas también van a llegar y tendremos que saber entrenar y jugar después de partidos que no serán tan buenos.

–¿Las exigencias deportivas y extradeportivas de la Liga Cordobesa obligan a todos a estar por encima de lo que hacen habitualmente?

–Sin dudas que sí. Para todos: entrenadores, jugadores, dirigentes. Hay muchos elementos: el torneo en sí mismo, cómo se preparan los juegos, la televisación, la obligación de presentar los videos en todas las fechas. Eso te hace mejorar, crecer, por más que después pierdas todos los partidos.

–Se viene un fin de semana de fecha doble: el viernes reciben a El Ceibo y el domingo visitan al campeón Bell. ¿Cuán importantes son estos dos partidos para las expectativas de Poeta?

–Hoy lo único que tengo en la cabeza es El Ceibo. Cuando suene la chicharra del final del juego recién pensaremos en el Bell. Nos planteamos partido a partido, para jugar como queremos, a nuestro ritmo, como nos conviene a nosotros. Y está claro que todos los partidos son fundamentales en esta segunda fase. Sin desmerecer a Lawn Tennis, porque también está haciendo bien las cosas, creo que ellos están un poquito debajo de los otros cuatro equipos de la Zona Par. Y Bell está un paso arriba en cuanto a calidad de jugadores, aunque eso no lo hace invencible.

–Evidentemente, la Liga es muy pareja.

–Claro. Lawn Tennis le ganó como local a Banda Norte, después Banda Norte le ganó a 9 de Julio de Río Tercero y a la fecha siguiente perdió casi por 30 puntos con 9 de Julio de Morteros. No te podés relajar nunca. El Ceibo tiene un equipo muy parejito: el pibe Bolmaro pinta para crack, pero todo el resto es muy intenso. Bell disfruta de un perímetro increíble. Unión de Oncativo tiene tal vez la mejor interna de la Liga, con Siciliano e Imaz, y además cuenta con el Bebo Bútori, que va 2 segundos delante de todos. Todos los equipos tienen sus fortalezas. Nosotros también tenemos nuestras cosas buenas, no sé si tanto a nivel individual, pero sí en lo colectivo.

 


Producción y entrevistas: Gabriel Rosenbaun


Fotos: Gentileza de Dino Rizzi


 

Por FBPCweb